El Suricato: conoce en profundidad a estos excavadores del desierto

Uno de los personajes más icónicos de la famosa película de Disney, El Rey León, es el pequeño Timón, un suricato exiliado de su tribu y que participa en gran parte de la película como uno de los grandes amigos de Simba.

Si bien esta película nos ha encantado a más de uno, no nos enfocaremos en ella, sino en el pequeño Timón, o más específicamente lo que este representa, un Suricato o «suricata».

Hoy te vamos a contar todo lo que necesitas saber sobre los suricatos, si bien algunos aspectos de Timón son fieles a lo que es uno de estos animales, otros no.

El suricato como mascota

Aprenderás cuáles de estos aspectos son fieles y cuáles no. Ya verás que te enamorarás aún más de estos hermosos animales.

Primero lo primero, qué son los suricatos exactamente.

Este animal, conocido científicamente con el nombre en inglés de Suricata suricatta, es un pequeño mamífero carnívoro que habita en algunas regiones desérticas de África.

Se caracteriza por excavar complejas redes de túneles en el desierto con múltiples entradas.

El suricato pertenece a la familia de los herpéstidos, también conocidos mayormente como mangostas, por lo que se puede decir que es una especie de mangosta y, de hecho, se considera como una de las más pequeñas que existen en el mundo.

Descripción física

Para todo aquel que quiera saber qués es un suricato, seguramente ya tienes una idea de cómo son los estos animales, gracias a su participación en la famosa película de El Rey León.

Aún así, aquí te describiremos cuales son las principales características que definen la fisionomía de estas pequeñas mangostas.

» Miden en torno a 25 – 35 cm

Como te habíamos dicho, se consideran como unas de las mangostas más pequeñas, esto debido a que suelen medir entre 25 y 35 centímetros de media.

El suricato bebé, obviamente, es bastante menor en cuanto a tamaño.

» Su cola tiene una longitud de entre 175 – 250 mm

Esto la hace relativamente larga; su cola también se caracteriza por ser delgada.

» Pesan un máx. de 750 gr.

Estos animales son muy poco pesados, no llegan a superar los 750 gramos de peso, y en general alcanzan entre los 720 y los 735 gramos.

Los machos adultos suelen rondar los 730 gramos y las hembras los 720 gramos.

» Son esbeltos y alargados

Físicamente tienen una apariencia muy esbelta y alargada; esta característica se suele apreciar más cuando se encuentran en estado de reposo y de pie.

» Su pelaje les ayuda a camuflaje

A diferencia de otras especies de mangostas, los suricatos tienen muy poco pelaje, y su color de pelo varía según la región en donde habita.

Un dato curioso es que el color de pelo de estos animales los ayuda a camuflarse muy bien en las regiones desérticas que habitan.

El color suele ser gris, marrón plateado o canela, éste último en el caso del suricato bebé.

Descripción física del Suricato

» Su seña de identidad: las franjas marrones

En la espalda, los suricatos tienen franjas generalmente de color marrón, gris oscuro o negro.

Estas franjas o manchas alargadas horizontales recorren toda su espalda; y no están presentes ni en la cabeza ni en la cola.

En el caso de la cola, esta suele tener la punta de un color negro o marrón oscuro.

» La forma de su cabeza es muy extraña

Su cabeza es un poco larga, con un cráneo ovalado. La parte posterior de la cabeza es redonda, mientras que toma una forma de cono a medida que avanza hasta su nariz.

Por pequeños que parezcan, tienen 36 dientes muy afilados y diseñados para comer carne.

» Están preparados para excavar

Su nariz es de color marrón y sus ojos se encuentran rodeados con manchas de color negro.

Sus orejas son muy pequeñas, y tienen una forma de media luna; no sobresalen mucho de la cabeza.

Asimismo, sus garras son excepcionalmente duras y resistentes; ideales para romper rocas y excavar con tranquilidad y rapidez.

Una pequeña curiosidad sobre el aspecto de estos animales es que por lo general se les suele ver erguidos sobre sus extremidades posteriores, lo que le da una apariencia un tanto graciosa.

Aún así, estos animales no caminan sobre sus patas posteriores, sino que utilizan sus 4 extremidades.

¿Dónde viven los suricatas?

El suricato es la mangosta que habita las regiones más áridas del mundo.

Se encuentran distribuidas en diversas partes de África, principalmente en los desiertos de Kalahari y Namib.

Estos animales se pueden encontrar más específicamente entre el occidente y el norte de Namibia, al sur de Botsuana, al norte de Sudáfrica e incluso se pueden encontrar pequeñas poblaciones de suricatos en el extremo suroccidental de Angola.

La característica principal que tiene el hábitat de estos animales son sus tierras áridas y de suelos firmes; éste es el principal factor que determina la distribución de esta población.

Esto se debe a que este tipo de suelos es excelente para excavar refugios y túneles en los cuales se asientan estos pequeños mamíferos.

Cabe destacar que a estas pequeñas mangostas les gustan las áreas como las sabanas y las llanuras abiertas, por lo que se les suele ver principalmente en este tipo de locaciones.

Irónicamente, son este tipo de áreas las que hacen del suricato una presa fácil para algunos de sus depredadores, como las águilas o los halcones.

¿Qué come el suricato?

Como te comentamos en un inicio, el suricato es un mamífero carnívoro, sin embargo, su dieta es un tanto especial a la que se suele considerar en un carnívoro.

Y es que estos pequeños animales obtienen gran parte de sus nutrientes de los insectos. Es decir, no son solo carnívoros y, de hecho, la carne solo forma una pequeña parte de su dieta.

En pocas palabras, los suricatos son principalmente insectívoros, es decir, que gran parte de su dieta se basa en insectos, tal como se muestra en la película de El Rey León.

Sin embargo, esto no quiere decir que toda su dieta se base en insectos, y es que también se alimenta de:

  • Pequeños reptiles.
  • Aves.
  • Ciempiés.
  • Arácnidos.
  • Milpiés.

Otra parte de la dieta de los suricatos, aunque muy pequeña, se basa en pequeños componentes vegetales que se encuentran durante exploraciones o excavaciones, así como los huevos de algunos animales que habitan en su región.

Comportamiento y peculiaridades

Lo que más se puede destacar de esta especie de pequeñas mangostas es su excelente capacidad para excavar.

Y es que los suricatos son capaces de formar complejas redes de túneles bajo los áridos y firmes suelos sudafricanos; esto lo logran hacer gracias a sus garras especialmente diseñadas para la excavación.

Éstas son lo suficientemente fuertes como para romper piedras.

Además de ello, estos animales no trabajan solos para elaborar estos intrincados túneles, sino que se reúnen en grupos o colonias de hasta 30 o 40 individuos, los cuales trabajan árduamente para la protección y perpetuación de la colonia.

Estos túneles son la principal fuente de seguridad de estos animales, sirviendo como protección ante depredadores y como madriguera en dónde pasar la noche.

El único momento en el que abandonan estos túneles es durante el día, con la excepción de aquellos momentos en los que el calor es simplemente insoportable, generalmente durante el mediodía.

Curiosamente, se han visto y estudiado casos en los que los suricatos comparten estos túneles o madrigueras con otras especies, siendo éstas principalmente la mangosta amarilla y las ardillas de tierra.

Esto les da cierto aire de altruismo a estos pequeños mamíferos.

Son animales muy sociales con complejas interacciones dentro de la colonia

Algo que llama la atención de estas pequeñas mangostas, es que son muy sociales, hasta el punto en que se pueden observar complejas interacciones sociales dentro de las colonias de suricatos.

Dentro de cada colonia se encuentra una pareja alfa, un macho y una hembra, los cuales se encargan de cuidar y de liderar al resto de los miembros del grupo.

El más grande ejemplo de estas interacciones sociales son los centinelas. Y es que cada colonia, durante el día, coloca algunos suricatos a los alrededores de la colonia para que ejerzan una labor de centinela.

Este “trabajo” es muy importante para la supervivencia de la colonia, ya que estos individuos se encargan de la seguridad inmediata, manteniéndose alerta ante cualquier depredador que pueda poner en peligro al grupo.

En caso de que un centinela visualice a algún depredador, éste se encargará de alertar al resto de la colonia sobre el peligro inminente, e inmediatamente los suricatos correrán a esconderse en su madriguera.

Un pequeño dato curioso es que existen nanas” o “niñeras, las cuales se encargan de coger a los más pequeños de la colonia y llevarlos bajo tierra ante la mínima señal de peligro.

Estas nanas son en su mayoría aquellas hembras de la colonia que no tienen ningún descendiente.

Pero este no es el único trabajo de las nanas, y es que en caso de que el peligro se adentre a la madriguera, las nanas pondrán en riesgo su vida con tal de mantener a salvo a los más pequeños de la colonia.

Otra de las labores de estos miembros es la de cuidar y acicalar de los recién nacidos, principalmente de las crías de la pareja alfa de la manda; incluso hasta el punto de que llegan a sustituir a la madre durante el tiempo de lactancia.

El lado oscuro de las colonias de suricatos

Pese a ser una especie que se preocupa por la supervivencia de la colonia y que se cuidan mutuamente; existe un pequeño aspecto bastante oscuro en las sociedades de suricatos.

Y es que los suricatos subordinados más jóvenes en ocasiones eliminan a las crías de los suricatos mayores o mas dominantes de la colonia con el propósito de que su propia descendencia tenga mejores oportunidades y mayor importancia dentro de la colonia.

Este aspecto nos hace preguntarnos si los suricatos tienen un comportamiento completamente altruista, o si de cierta forma sus acciones las llevan a cabo con la supervivencia colectiva en mente, pero sin dejar de lado las riñas de poder y la búsqueda de un mejor estatus dentro de la colonia.

Excavar y explorar para conseguir alimento

Los alimentos del suricato provienen de diferentes fuentes. Su principal fuente de nutrientes, los insectos, son encontrados principalmente bajo tierra o en la superficie de los túneles que cavan.

Uno de los principales métodos para conseguir alimento es a través de la excavación, ya que los suricatos buscan bajo tierra insectos para comer; incluso cuando construyen su madriguera es posible dividir parte de su atención para buscar insectos a medida que excavan.

Fuera de ello, los suricatos también salen de sus madrigueras durante el día para buscar alimento, ya sean insectos, arañas, reptiles o aves, estos pequeños mamíferos se movilizan distancias relativamente largas en búsqueda de comida.

¿Puedo tener un suricato como mascota?

Si colocas una colonia de suricatos cerca de un asentamiento humano, lo más probable es que estos pequeños mamíferos se terminen adaptando a los humanos más temprano que tarde.

Debido a esta característica en particular, se ha discutido en múltiples ocasiones si es posible o no tener a un suricato como mascota.

De hecho, en varias locaciones de África es posible ver a alguien con un suricato de mascota, esto se hace más común mientras más cerca del hábitat de estos animales busques.

Si bien parece factible, también hay que tener en cuenta que estos animales tienen un carácter social bastante marcado, lo que hace el tenerlos como mascota un tanto complicado.

Es muy probable que tengan un comportamiento agresivo hacia cualquier visitante e incluso que constantemente marquen la casa y a ti como parte de su “colonia” o territorio.

Además de ello, está el factor fisionómico, y es que estos animales han evolucionado como carnívoros, con fuertes garras y grandes incisivos que pueden llegar a causar incidentes si no se tiene el cuidado adecuado.

Esta es una de las razones por las que estos animales están prohibidos como mascotas en algunos países.

En conclusión, si bien existen casos de estos animales como mascotas, la realidad es que no se recomienda, a menos que seas una persona que tenga los conocimientos adecuados para criar correctamente a estos animales y adaptarlos a un estilo de vida doméstico.

De igual forma, recuerda que son animales silvestres, con instintos desarrollados durante siglos, que tienen que tener un cuidado y unas condiciones especiales.

¿Puedo tener un suricato como mascota?

Reproducción

La reproducción del suricato comienza a partir de los dos años, edad en la que las hembras ya son sexualmente maduras.

Los suricatos no tienen una estación en particular, pueden reproducirse en cualquier momento del año siempre que las condiciones sean favorables; por lo general, el derecho de reproducción lo mantiene la pareja alfa de la colonia.

Una hembra puede llegar a tener entre 2 a 5 crías durante una camada; en la gran mayoría de los casos las camadas suelen ser de 3 crías. Durante el año, el máximo de camadas que una hembra puede tener es de 3.

El tiempo de gestación es de unas 11 semanas aproximadamente, o lo que es lo mismo entre 70 y 80 días.

¿Están los suricatos en peligro de extinción?

El suricato es un animal que actualmente se encuentra en estado de conservación, aunque por suerte no se encuentra en grave riesgo de extinción.

Está considerada como una especie en estado de preocupación menor o LC, lo que significa que aún existe una población considerable de esta especie en su hábitat.

Un dato interesante sobre este animal es que son particularmente inteligentes, y pueden llegar a realizar acciones simplemente impresionantes.

Un ejemplo claro de esto es la capacidad que tienen para enseñar a sus crías; por poner un ejemplo, los adultos de la colonia suelen mostrar a los más pequeños como comer escorpiones altamente venenosos, mostrándoles paso por paso como eliminar el riesgo de veneno, como quitar el aguijón.

La próxima vez que veas El Rey León, recuerda que Timón pertenece a la fascinante especie de los suricatos; inteligentes excavadores de los desiertos africanos con algo más que un aspecto gracioso para mostrar.

¿Conocías qué era un suricato o suricatta?

¿Sigues pensando que quieres tener a un suricato como mascota?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *