Quokka, el animal más feliz del mundo

Quokka, el animal más feliz del mundo




¿Aún no conoces al Quokka, el animal que siempre está encantado de hacerse un selfie contigo?

Muchas veces tenemos malas impresiones de los animales salvajes, principalmente de aquellos que tienen un aspecto aterrador o feroz.

Sin embargo, no todos los animales son así, ya que hay otros que tienen aspectos graciosos y otros cuyo rostro parece hecho para sacarnos unas risas.

Pero ¿has visto alguna vez a uno con la pinta de estar alegre por todo?

Si no has visto ninguno, pues hoy te presentamos al Quokka, el más feliz de los animales raros, y no lo decimos solo por decir, tenemos una razón.

Y es que como te comentábamos, muchos animales tienen un aspecto feroz, sin embargo, el quokka es completamente lo contrario a esto; y es que este animal tiene uno de los rostros más graciosos y felices del mundo.

 

¿Qué es un Quokka?

Así es, su cara refleja felicidad, como si siempre estuviese sonriendo, una monada total. Entonces, ¿qué son exactamente estos animales felices?

Los quokka son un género de marsupiales pequeños perteneciente a la familia de los «macropodidae«, son parientes cercanos de los ualabíes y los canguros.

De hecho, de cierta forma estos animales son parte del grupo de animales conocidos como canguros, aunque presentan ciertas diferencias marcadas.

Su nombre científico es Setonix brachyurus y es la única especie del género setonix.

Similar a todos los marsupiales, este animal es autóctono de Australia y es bastante famoso por su feliz y tierno aspecto, siendo un animal bastante tranquilo y curioso de los seres humanos.

En ciertos lugares del continente australiano es común encontrar sitios o atracciones en los que es posible interactuar parcialmente con estos animales.

Descripción física

Si tuviésemos que dar una rápida descripción de este animal, se podría decir que es como la mezcla de dos marsupiales diferentes, ya que su cuerpo es bastante similar al de un canguro, mientras que su rostro nos recuerda más al de un wombat o un koala.

Veamos con más detalle su aspecto físico:

  • El quokka mide entre 40 y 55 centímetros de largo.
  • Su cola es bastante corta para ser miembro de la familia de los macropodidae, siendo que mide apenas entre 25 y 30 centímetros de largo.
  • Son ligeros, pesando apenas unos 4 o 5 kilogramos en promedio.
  • Tiene un cuerpo pequeño y compacto, relativamente musculoso.
  • Su cara es corta y algo redonda, y su nariz y labio superior son más largos que su labio inferior.
  • Tiene ojos relativamente grandes, y dos grandes dientes en cada mandíbula, similares a los de un roedor.
  • Similar al resto de marsupiales, cuenta con cinco garras en cada una de sus manos, mientras que sus patas son más similares a las de los canguros, con un dedo largo en medio de dos dedos más cortos.
  • Tiene pelaje corto y es bastante peludo, con la excepción de sus patas y garras, las cuales no tienen pelaje.
  • Por lo general, tienen un pelaje de color marrón, aunque este puede variar a tonalidades grises.

El quokka es uno de los animales raros más bonitos que hay en el mundo, y uno de sus principales atractivos, así como también su característica más notoria, es que suele portar una enorme sonrisa en su rostro.

De hecho, es muy común ver a este animal sonriendo, y esta es justamente la razón por la que se le conoce como el animal más feliz del mundo.

Además, su sonrisa es bastante contagiosa, por lo que, si tienes la oportunidad, te recomendamos que los visites en Australia, no te vas a arrepentir de verlos.

¿Dónde vive el quokka?

El cuanto a su hábitat, este animal es originario de Australia, y se encuentra exclusivamente en este continente.

Actualmente, este animal solo se puede encontrar en 4 regiones del continente australiano, estos son:

  • Las islas de Rottnest.
  • Islas Bald.
  • La región occidental.
  • Y en el sureste del continente.

Como dato curioso, el primer avistamiento registrado de esta especie proviene de la isla Rottnest en 1696 por parte de un marinero holandés de nombre Willen de Blamigh.

De hecho, el nombre de la isla se debe a este animal, ya que en un principio el quokka fue confundido como una rata gigante y el nombre Rottnest significa justamente “nido de ratas”.

Algo que también hay que acotar, es que este animal tiene cierta preferencia por regiones húmedas y con fuentes naturales de agua, no tanto por la necesidad de beber agua, ya que pueden pasar tiempo sin esta, sino que es en estas zonas en donde suele abundar la vegetación predominante en su dieta.

¿Qué come el quokka?

El quokka es un animal herbívoro, en su dieta se pueden encontrar una gran variedad de plantas, hierbas y hojas.

Gran parte de su dieta también requiere de líquidos, sin embargo, gran parte de su hidratación proviene de la misma vegetación con la que se alimenta.

Y, de hecho, en la isla donde son más avistados la presencia de agua es relativamente escasa, lo cual contrasta bastante con su necesidad de hidratación.

Comportamiento y peculiaridades

Este precioso y raro animal es uno de los más curiosos en Australia, siendo que son animales que tienen muy poco temor a los seres humanos.

Al contrario, son bastante curiosos hacia nosotros, lo cual hace que la relación entre humano y quokka sea relativamente posible.

Sin embargo, hay factores que hay que tener en cuenta al tratar con estos animales y que son bastante importantes, pero antes de entrar a fondo en el tema, te explicaremos un poco sobre el estilo de vida de estos animales.

» Son principalmente nocturnos

Lo primero que tienes que saber de este animal es que tiene hábitos casi completamente nocturnos, ya que es durante la noche en dónde realizan gran parte de sus actividades.

Ten en cuenta que esto no implica que sea imposible verlos activos durante el día, sino que simplemente no sucede con frecuencia o simplemente los encuentras descansando por allí.

Por lo general, suelen descansar durante el día en sus madrigueras, en dónde esperan hasta la noche para salir en busca de alimentos.

» Tienen una inusual habilidad para escalar

Una curiosa característica de estos animales es que han evolucionado con una excelente y peculiar habilidad para escalar árboles, lo cual no suele esperarse de la familia de los macropodidae, a la cual también pertenecen los ualabíes y los canguros.

Su excelente habilidad para escalar es utilizada principalmente para buscar alimento en los árboles, de dónde pueden extraer algunas de las hojas que incluyen en su dieta.

Pese a sus patas, las cuales son grandes y largas, el quokka escala velozmente y con una gran precisión y agilidad, esto también le ayuda como método de protección para escapar de peligros, aunque en algunos hábitats son pocos los depredadores que atentan contra la vida de este animal.

» Suele descansar en madrigueras

Los quokkas suelen descansar en pequeñas madrigueras o escondites los cuales crea entre matorrales o pequeños túneles que excava con sus garras, sobre todo cuando habita en terrenos húmedos o pantanosos.

Durante el día suele pasar la mayor parte del tiempo dentro de estos escondites, y no sale con regularidad al menos que algo le llame la atención o sea hora de alimentarse.

Comportamiento y peculiaridades del Quokka

» No son precisamente animales indefensos

Pese a su tamaño y a su apariencia “inofensiva”, el quokka puede defenderse cuando llega el momento de hacerlo, y es que no solo tiene fuertes garras en sus patas delanteras, sino que su largo dedo tiene una muy fuerte y filosa garra que puede causar gran daño si no se tiene cuidado.

De hecho, pese a ser animales curiosos y poco agresivos hacia los humanos, debes tratarlos con cuidado, ya que, si lo asustas o si te percibe como un peligro, puede o bien escapar de ti, o tratar de “defenderse”.

Esto te dejaría la mala experiencia de ser cortado por las garras de un quokka.

Aun así, debemos destacar que estos casos son muy poco frecuentes, aunque sí que existen registros, como lo sucedido al periodista Kenneth Cook, quien se llevó una mala impresión de estos pequeños y tiernos animales.

Otro punto importante del cual cuidarte, es que tiene dientes similares a los de un roedor, y creo que no debemos recordarte que si enfadas a un roedor estos pueden utilizar sus dientes para ocasionar bastante dolor, y el quokka es igualmente capaz de morder.

O peor aún, como le sucedió al periodista Cook, morder alguna parte de tu cuerpo y quedar colgado con todo su peso.

Enfadar a uno de estos pequeños animales, cuanto menos, te dejará una experiencia dolorosa.

Por si aún te quedan dudas, anualmente se tratan a docenas de pacientes debido a mordidas y arañazos de parte de estos pequeños marsupiales, sobre todo niños, los cuales tienen menos precauciones al tratar con estos animales.

» Son muy alegres

Pero no todo es malo, ya te habíamos dicho que este es el animal más feliz del mundo, y tiene una razón de haberse ganado el título.

Y es que no solo tienen una sonrisa graciosa que suelen tener casi en cada momento, sino que su curiosidad hacia nosotros, así como su falta de miedo, los hace acercarse con frecuencia y compartir con los humanos alegremente.

De hecho, se ha vuelto una especie de atractivo turístico en Australia, sobre todo en la isla de Rottnest, en dónde son uno de los principales atractivos que hay.

» Ten cuidado al momento de interactuar con ellos porque son bastante delicados

En sí, no debería haber ningún tipo de problema al interactuar con estos pequeños marsupiales.

Sin embargo, debes tener cuidado, ya que pueden ser bastante delicados; principalmente en el área de alimentación.

En muchos de los sitios en dónde se permite el contacto con estos animales está estrictamente prohibido alimentarlos, hasta el punto de poder recibir una multa de 300 dólares.

Y esto no se debe a un capricho de las autoridades, existe una muy buena razón para ejercer tanta precaución, y es que estos animales son muy delicados del estómago, alimentarlos con algo fuera de su dieta puede causar graves daños en su sistema digestivo.

Desde deshidratación hasta intoxicación o en peores casos, la muerte. Es por ello por lo que se tiene tanto cuidado al momento de dejar a los turistas interactuar con ellos, sobre todo con los niños, quienes, en su curiosidad e ignorancia, pueden hacerles un grave daño.

De igual forma, se le suele advertir a todos los turistas de no alimentar a estos ni a otros animales cuando se encuentran de excursión.

¿Quieres hacerte un selfie con el quokka? #QuokkaSelfie

De unos años a esta parte, existe un movimiento muy curioso en las redes sociales, que consiste en la publicación de los selfies que la gente se ha ido haciendo con estos animales al visitar distintas partes de Australia.

Y es que el movimiento denominado #QuokkaSelfie se ha hecho viral, haciendo que sea ya todo un atractivo turísico el hacerse una foto tipo selfie con el quokka, dada su simpatía y buen humor.

Reproducción del quokka

La vida sexual del quokka comienza al año y medio de haber nacido, a partir de esta etapa ya puede reproducirse, y suele tener hasta dos camadas por año. Curiosamente, estos animales tienen una vida sexual bastante promiscua.

La gestación dura apenas un mes, en donde dan a luz a una sola cría, la cual luego pasará aproximadamente 6 meses en la bolsa marsupial de su madre.

Una vez pasado este periodo, ya la cría deja la bolsa marsupial, pero no se aleja completamente de la madre, ya que sigue siendo bastante dependiente de esta para alimentarse, siendo que la madre lo seguirá amamantando durante un par de meses más.

Generalmente, un quokka deja de ser dependiente de la madre entre 8 y 12 meses después de haber nacido.

Posible extinción del quokka

¿Te ha encantado este pequeño animal?

Pues te tenemos malas noticias, aunque acompañadas de unas buenas. Primero vamos con lo malo:

Lamentablemente el animal más feliz del mundo se encuentra catalogado como vulnerable, es decir, está en riesgo de extinción. La razón va de mucho tiempo atrás, desde que llegaron los primeros colonizadores.

Durante la llegada de los colonizadores no solo llegaron los seres humanos, sino que además también llevamos con nosotros mascotas como perros, gatos, cerdos e inclusive zorros.

Este hecho introdujo en el hábitat del quokka depredadores previamente inexistentes que poco a poco redujeron la población, hasta eliminar a más de la mitad de la población original de este pequeño marsupial.

Por si no fuera poco, en los últimos años la población humana en Australia ha ido en aumento, y esto ha ido poco a poco afectando al hábitat de estos animales.

Lo cual, junto a los cambios climáticos que vivimos hoy en día, ha ido afectando aún más a esta población.

Estas son las malas noticias, pero por suerte, aún tenemos algunas buenas que contarte; y es que aún no nos quedamos de brazos cruzados.

Muchas organizaciones en Australia han estado trabajando con el propósito de ayudar a esta especie a sobrevivir, controlando la población de depredadores que tanto ha mermado al quokka, así como también apoyando a la protección de hábitats naturales de este animal.

Poco a poco se está trabajando para ayudar a prosperar a la población de esta especie, y así ayudarla a evitar el camino de la extinción que tantos otros animales han tenido que sufrir.

Te recordamos que tú también puedes ayudar, promoviendo el cuidado de la naturaleza y evitando el consumo excesivo de materiales no reciclables; no solo por el hermoso quokka, sino por todas las especies del mundo, incluida la nuestra.

¿Conocías al quokka, el animal más feliz del mundo?

Si tuvieras la oportunidad, ¿te harías un selfie con un quokka?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *