Okapi, todo lo que necesitas saber sobre este extraño animal africano

¿Aún sigues buscando por Internet acerca de qué es un Okapi?

Ya hemos hablado sobre lo extraños que pueden ser algunos animales en este mundo, como por ejemplo el unicornio de mar, pero resulta que no todos los animales extraños están en el agua.

En tierra también hay una porción de animales que son particularmente extraños.

Okapi, todo lo que necesitas saber de este extraño animal africano

Y es que, ¿alguna vez te has imaginado un animal que parece la mezcla de otros dos animales?

Seguro que en la fantasía no es raro la existencia de estos animales, como es el caso de la famosa Quimera.

Pero, resulta que en la realidad también tenemos una buena dosis de “quimeras”, y no, no precisamente nos referimos al ornitorrinco, esa extraña mezcla de animales famosa por las caricaturas.

En esta ocasión, nos referimos al «Okapi», un muy peculiar animal africano que se caracteriza precisamente por parecerse a una mezcla entre una jirafa y una cebra, ambos animales precisamente encontrados en África.

Si bien su aspecto es bastante extraño y atrayente, no es precisamente un híbrido, por mucho que lo parezca.

De hecho, está claro que este animal es más bien un pariente de la jirafa, uno muy cercano, aunque no comparta la gran mayoría de las características que tienen los gigantes animales de cuello largo.

El okapi es un mamífero artiodáctilo que pertenece a la familia de las jirafas, es conocido con el nombre científico de Okapia johnstoni y actualmente es considerado como un fósil viviente.

Esto se debe principalmente a que tiene más semejanza a los ancestros de las jirafas que a las jirafas en sí, por lo que prácticamente es una especie que lleva en el planeta mucho tiempo.

Descripción física

Se parecen a los antepasados de las jirafas, pero ¿cómo se ven los antepasados de las jirafas?

La verdad es que no se parecen mucho a las jirafas, de hecho, como te habíamos dicho, parecen mucho más una mezcla entre una jirafa y una cebra que a una jirafa como tal.

Aun así, el okapi sigue teniendo rasgos identificables de la familia de las jirafas.

» Pueden llegar a medir entre 190 y 215 centímetros

Este es el largo de estos raros pero bellos animales.

» Su altura ronda entre los 150 y los 180 centímetros

Por lo que vendría teniendo la misma altura que algunos burros y similar a la altura de un hombre.

» Su cola puede medir hasta 42 centímetros de largo

Además, un mínimo de 30 centímetros.

» Pueden llegar a pesar hasta 300 kg

Teniendo en promedio un peso de unos 250 o 270 kg.

» La morfología de su cuerpo es similar al de una jirafa

Con la parte delantera del cuerpo más alta y grande que la parte trasera, realmente es un animal con cuerpo bastante compacto

» Su cuello es bastante grueso

Y, al igual que una cebra, toma una posición inclinada ascendente.

A diferencia de su pariente, la jirafa, el okapi no tiene un cuello tan largo.

Sin embargo, es más largo que el de un caballo, teniendo casi la mitad de la longitud de su cuerpo.

» Su cráneo tiene la misma forma que el de una jirafa

Incluso las orejas del okapi son iguales a las de una jirafa, siendo ovaladas y un poco largas. Incluso llegan a tener los dos ohocidos característicos de las jirafas, aunque más pequeños.

» Tienen un pelaje corto

A excepción de la cabeza, en dónde el pelaje es un poco más frondoso en la parte superior.

El color del okapi se diferencia por completo del de una jirafa, siendo de un color rojizo oscuro, a excepción de los glúteos y las patas, en dónde el color se torna en un blanco con franjas negras, como si fuera una cebra.

es por esto por lo que se le considera la mezcla entre una jirafa y una cebra.

En el rostro también tienen una especie de mascarilla blanca por ambos lados de la cara y su hocico es de color negro.

» La lengua del okapi es prensil y bastante larga

Ésta puede llegar a medir de 35 a 47 centímetros y es de color negro.

Visto de cierta forma, el okapi es como una jirafa pequeña con otro color; esto le hace tener un aspecto muy cómico.

Entre las diferencias más notables con su pariente la jirafa podemos destacar su cuello y sus patas que son proporcionalmente más cortas, su color y su tamaño, que es mucho más pequeño que el de una jirafa.

Imágenes del Okapi y su larga lengua

Hábitat (dónde vive el okapi)

El okapi habita exclusivamente los bosques tropicales de la República Democrática del Congo y fuera de esta región no existe ninguna población de este animal.

Lo cual pone al okapi en una situación de bastante riesgo. Actualmente son bastante difíciles de ver en su estado natural, debido a que las condiciones del hábitat en dónde habitan son de difícil acceso, además de que se encuentran bastante lejos de poblaciones humanas.

Estos animales suelen encontrarse en sitios altos, que rondan entre los 500 y los 1500 metros sobre el nivel del mar.

Además de ello, tienen preferencia con lugares con frondosa vegetación, que sirven como una fuente de alimento y además como protección ante depredadores.

Otra característica común de su hábitat es que se suele encontrar cerca de fuentes de agua como ríos o arroyos.

Algo que vale la pena nombrar, es que estos animales prefieren la selva, completamente diferente a sus parientes las jirafas, las que suelen encontrarse en los amplios espacios de la sabana africana.

¿Qué come el okapi?

El okapi es un animal herbívoro, al igual que la jirafa, y se alimenta de hojas, brotes y tallos que suele arrancar de árboles y arbustos.

Pese a que la gran mayoría de su dieta se basa en estos alimentos, también puede alimentarse de frutas y hongos.

Se estima que el okapi es capaz de alimentarse de más de 100 tipos diferentes de plantas, y un dato curioso es que varias de esas plantas son consideradas como tóxicas para otros animales y para nosotros, los humanos.

Comportamiento y peculiaridades

El okapi es un animal bastante tranquilo, de hecho, es uno de los más tranquilos e inofensivos, incluso en estado silvestre.

Esto quizás se deba a la carencia de depredadores, ya que solo se estima poseen 2 depredadores naturales, uno de ellos es el jaguar, mientras que el otro resulta ser el ser humano.

Su estilo de vida se puede decir que es nocturno, sin embargo, no es imposible verlos activos durante el día.

⇒ El okapi es un animal bastante solitario

No solo se trata de un animal tranquilo, sino que además tiene tendencias a ser bastante solitario. Por lo general, los avistamientos de esta especie por parte de los equipos especializados suelen ser de individuos vagando solos.

Esto no significa que siempre estén solos, de hecho, se han podido captar reducidos grupos, aunque no suele ser la norma, parece que es el okapi es capaz de sociabilizar en cierto grado.

Otro aspecto que tomar en cuenta es que, al igual que con cualquier otra especie de tendencias solitarias, estos suelen agruparse para reproducirse.

De igual manera, cuando entra en juego la riqueza y la cantidad de alimento en ciertas áreas, es probable que ciertos lugares atraigan mayor cantidad de individuos de la especie, lo que ocasiona una aglomeración de okapis en el lugar.

Lo mismo sucede con las fuentes de agua.

⇒ Su falta de vocalización lo hace parecer mudo

Algo bastante peculiar del comportamiento de este animal es que en muy pocas ocasiones suele vocalizar, esto se le atribuye a su carácter tranquilo.

Aunque suele dar la sensación de que estos animales son mudos o no pueden emitir ningún tipo de sonido.

Sin embargo, se sabe que no son del todo mudos, ya que en ocasiones es posible oír a las crías llamar a sus madres, por lo que es imposible que no puedan emitir sonidos.

Debido a ello, es posible que, por su actitud calmada y solitaria, estos animales no sean muy fanáticos a comunicarse entre ellos a través de sonidos.

Esto es algo bastante curioso, ya que muy pocas especies de mamíferos okapi bebés suelen descartar el sonido como un método de comunicación o socialización.

⇒ Tienen la costumbre de usar su lengua para asearse

Quizás no te suene raro que el okapi se asee el mismo con ayuda de su lengua, muchos animales lo hacen, como el gato, por ejemplo.

Sin embargo, lo raro y peculiar es que lo que suelen limpiar con su lengua son sus orejas y sus ojos.

Así es, estos mamíferos utilizan sus largas lenguas prensiles para asearse, y asear sus ojos y orejas.

Esto nos recuerda no solo que tienen una larga lengua, sino que también tienen ciertas costumbres un poco raras desde nuestro punto de vista.

Después de todo, es normal que utilicen sus largas lenguas para alimentarse, ¿pero para asear sus ojos? Esto nos demuestra lo sorprendente que puede llegar a ser el mundo animal en ocasiones.

Cabe destacar que aun no se conocen muchos aspectos del estilo de vida silvestre de estos animales, ya que habitan zonas remotas y de difícil acceso, es muy poco lo que se ha logrado estudiar.

Gran parte de la información que se tiene de estos animales viene de los individuos en cautiverio o de muestras de heces recogidas.

Reproducción

Lo primero que hay que saber de este animal es que no tiene una “época de apareamiento” como estamos acostumbrados en gran parte de los mamíferos.

Por lo que se ha podido estudiar en cautiverio, las hembras entran en un estado de “celo” cada 15 días aproximadamente; estado en el que pueden copular. La hembra alcanza su madurez sexual al año y medio, mientras que el macho suele tardar los 2 años en alcanzar dicha madurez.

En cuanto al periodo de gestación, se puede decir que esta es increíblemente larga, llegando a durar unos 15 meses; 6 meses más que el del ser humano. Además, si combinamos estos largos periodos de gestación con el hecho de que solo tienen una única cría por camada, es fácil ver como estos animales cuentan con un lento proceso reproductivo, lo cual es bastante riesgoso dada la situación en la que se encuentra su población.

Algo bastante peculiar sobre las crías de okapi, es que no suelen excretar durante el primer mes de vida, en ocasiones incluso hasta el segundo mes. Esta cualidad tan extraña de esta especie es un curioso mecanismo de defensa que ayuda a la cría a ocultarse de potenciales depredadores al ocultar su olor.

¿Está el okapi en peligro de extinción?

Como te habrás imaginado a lo largo del artículo.

Este animal actualmente se encuentra en peligro de extinción, y bajo una situación grave, con una escasa población que para empeorar la situación se encuentra amenazada por diferentes problemas.

La gran mayoría de ellos por causa del hombre.

Entre los principales problemas que atentan contra la existencia del okapi, los más graves son la caza indiscriminada y los conflictos armados que suceden día a día en la región que habita.

Debido a estos dos problemas, la población de estos animales se encuentra actualmente reducida a niveles peligrosos.

De hecho, es muy difícil lograr ver a alguno de estos animales en estado salvaje, y no solo por la dificultad que presenta llegar hasta su hábitat.

Otros riesgos que también amenazan con la extinción del okapi son la destrucción de su hábitat debido a la minería y la tala de árboles, por lo que los problemas simplemente siguen aumentando para este pobre animal.

⇒ Los zoológicos y los medios de ayuda de estos animales

Por suerte, actualmente existen varios organismos que están tratando de ayudar a preservar a estos animales, promoviendo leyes y medios de ayuda para evitar problemas como la presencia de cazadores furtivos y otros grupos armados dentro del hábitat natural del okapi.

También existen asociaciones de zoológicos y acuarios que están constantemente en busca de soluciones para cuidar de esta especie, no solo dentro de su hábitat natural, sino también fuera de esta, manteniendo a algunos individuos de la especie en estado de conservación.

De esta forma se logra no solo estudiar y aprender más de estos animales, sino que se puede preserva la especie en ambientes controlados y libres de riesgos en dónde ayudarla a crecer.

Es importante saber que la destrucción del hábitat es una de las causas por la cual esta y otras especies se encuentran en riesgo de extinción.

Por ello, una de las formas de proteger a esta y otras especies es ahorrar y cuidar de los recursos naturales, y evitar desechar materiales, sobre todo cuando se trata de materiales provenientes de árboles.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *