🦂 La Escolopendra: el ciempiés con una picadura mortal

Entre los artrópodos encontramos algunas de las especies de animales más odiadas o temidas.

Esto se debe a múltiples factores: uno de ellos es su apariencia, que incluye múltiples patas, mientras que por otro lado, también está la presencia de potentes venenos en muchas de ellas, puede causarte un terrible dolor que no querrás sentir nunca en tu vida.

En el filo de los artrópodos, encontramos a un grupo conocido por sus múltiples patas, los ciempiés, y justamente en este grupo es dónde encontramos a una familia bastante peculiar llamada escolopendra.

¿Qué es la escolopendra?

¿Qué es la escolopendra?

Lo primero que te quiero explicar sobre esta familia es que, pese a que se conoce vulgarmente como ciempiés, en realidad no tiene 100 patas, aunque no por esto deja de ser un animal aterrador.

De hecho, debido a su tamaño y a su aspecto, es uno de los artrópodos más temidos en el mundo.

El veneno de la escolopendra es particularmente conocido por ser muy doloroso y en ciertos casos hasta letal, aunque esto depende también de la especie con la que te encuentres.

Son particularmente rápidos, con una sorprendente habilidad para cazar animales mucho más grandes que ellos, se caracterizan por su peculiar aspecto acorazado y sus múltiples pares de patas que lejos de incomodarle al andar, permiten a ésta moverse con gran velocidad.

Descripción física

En cuanto a su descripción física se refiere, hay que aclarar que esta depende de la especie con la que estemos tratando.

Eso sí, fisionómicamente son muy parecidos entre sí, de hecho, las diferencias entre las escolopendras no son muchas, varían principalmente en color y en tamaño, el resto de su aspecto es similar para todas las categorías.

A continuación, te vamos a hablar sobre la fisionomía y ya luego te aclararemos las principales diferencias para que no te confundas:

» Su tamaño puede variar según la especie, tienen una longitud promedio entre 20 y 28 centímetros, siendo la especie más grande la escolopendra gigante, que puede llegar a alcanzar incluso los 30 centímetros.

» A diferencia del ciempiés, este antrópodo solo tiene entre 21 y 23 pares de patas y cada par está unido a un segmento de su cuerpo.

» Cuenta con dos largas antenas en el segmento frontal de su cuerpo, en dónde también se encuentra su cabeza.

» En el último segmento de su cuerpo, posee dos apéndices los cuales son similares a sus antenas, aunque más gruesos y menos largos que estas.

» También posee dos colmillos llamados forcípulas, que se hayan cerca de su boca y son los encargados de inyectar el veneno.

» Desde arriba, parece tener una especie de armadura, esto se debe a que su cuerpo consiste en una serie de segmentos los cuales están reforzados en la parte superior para protección, lo que le da el aspecto de una armadura.

» En cuanto al color, este varía dependiendo de la especie. Podemos ver tonalidades de negro, rojo y marrón para la coraza, mientras que las patas suelen ser de un color blanco, crema o amarillo.

Entre las principales diferencias,  ya te comentábamos que destacaban el color y el tamaño.

Por ejemplo, la escolopendra gigante suele medir generalmente de 25 a 28 centímetros, habiendo casos de hasta 30 centímetros.

Su color suele ser un color cobrizo en la parte superior de los segmentos y negro en la parte inferior, mientras que sus patas comparten el color de su caparazón.

La escolopendra china o de cabeza roja se caracteriza por tener todo su cuerpo de color negro, con excepción de su cabeza, que es de un color rojizo.

Por otra parte, ésta es más pequeña que la escolopendra gigante, alcanzando apenas los 22 centímetros, aunque se caracteriza por tener un veneno mucho más potente. Además de ello, sus patas son de un color amarillo pálido.

Las diferencias son fundamentalmente esas dos. En cuanto a colores, se pueden observar muchas variaciones, algunas tienen incluso patrones de colores sobre su caparazón que mezclan dos colores diferentes.

En cualquier caso, sin importar que especie sea, es mejor que no manipules a ninguna, ya que esto te puede causar graves consecuencias que es mejor evitar.

Si te topas con alguna, déjala seguir su camino.

Hábitat ¿dónde vive la escolopendra?

Hábitat ¿dónde vive la escolopendra?

La distribución de este insecto en el mundo es muy variada, puedes encontrarte con miembros de esta familia en prácticamente cualquier parte del mundo.

Dependiendo de la especie, puedes encontrarlas en un sitio o en otro; por ejemplo, la escolopendra gigante solo se encuentra en ciertos lugares de los trópicos, principalmente Centro América y Sur américa.

Por otra parte, en Asia es común encontrar especies como los escolopendromorfos de cabeza roja, los cuales por cierto, han ganado una terrible reputación en dicho continente.

Algo que debes saber, es que dependiendo de su distribución y hábitat, estos animales pueden ser más grandes o más pequeños.

En sitios en dónde el clima es más frío o templado, sólo encontrarás las más pequeñas, mientras que en los trópicos por ejemplo, encuentras especies de mayor tamaño.

Por esta razón, la escolopendra gigante solo se encuentra en regiones tropicales.

En cuanto a su hábitat, esta familia es bastante adaptable, puedes encontrártela en una gran variedad de sitios, desiertos, bosques, humedales, selvas tropicales, campos e incluso en ciudades.

No es raro encontrarse a este tipo de animales en parques o jardines, y si la casa tiene cierta humedad ten por seguro que no es imposible que una haga su hogar dentro de tu casa, ya sea en armarios, gabinetes, o en algún rincón entre los muebles.

Es importante que sepas que estos animales disfrutan mucho de la humedad y, por el contrario, detestan la luz solar.

Debido a esto, suelen escoger hábitats húmedos y lo más lejos posible de la luz del sol o también sitios en donde puedan esconderse con facilidad.

¿Vive la escolopendra en España?

Es posible encontrar a estos artrópodos,  prácticamente cualquier parte del mundo, y España no es la excepción.

Por si te lo estás preguntando, sí, en España la puedes encontrar , y precisamente es posible toparse con dos especies de la familia:

Las familias que hay en España son la cingulata y la morsitans.

Estas dos especies, las puedes encontrar no solo en España, sino en toda la península ibérica y en gran parte de Europa.

Por suerte para nosotros, su veneno no es letal y es, de hecho, menos potente que el de sus parientes en Asia o el trópico.

Si te topas con una en casa, lo mejor será echarla con mucho cuidado, evitando tener contacto directo o sin protección.

¿Cómo diferenciar a estas especies de España?

Las dos especies de escolopendromorfos de España son muy fáciles de identificar:

» Escolopendra morsitans: Esta se caracteriza por tener un cuerpo de color blanco o crema con rallas gris azulado entre cada segmento, su cabeza y antenas son de un color rojo claro, mientras que sus apéndices traseros son amarillos.

» Escolopendra cingulata: Es de color marrón en casi todo su cuerpo, con rayas negras entre cada segmento de este. Su cabeza es de un color marrón más intenso que el del cuerpo, mientras que sus antenas, apéndices traseros y patas son un tono de marrón más claro.

Qué come la escolopendra

Realmente, éste es un animal carnívoro y depredador.

Dependiendo de su hábitat, suele alimentarse de arañas, cucarachas, caracoles, grillos, saltamontes, mariposas y otros tipos de artrópodos terrestres generalmente más pequeños por lo general.

Algunas especies tropicales como la escolopendra gigante, aprovechan su tamaño y su potente veneno para atacar presas de mayor tamaño.

En este caso, se pueden alimentar de mamíferos pequeños como los ratones, algunos reptiles, e incluso murciélagos pequeños.

Comportamiento y peculiaridades

» Es solitario

Este animal se caracteriza por ser solitario y tener un estilo de vida completamente nocturno, debido a su condición lucífuga, es decir, que huye de la luz del sol.

Cabe destacar que, aunque en menor medida, tampoco es amante de la luz artificial, por lo que, si se encuentra en una casa, es probable que busque esconderse en rincones oscuros, debajo de los muebles o dentro de las estanterías.

» Es considerablemente agresivo

Es un animal con el que no querrás encontrarte ni por accidente. A simple vista y si obviamos su aspecto terrorífico, parece un animal dócil, sin embargo, pensar que no te hará nada es un grave error.

Y es que si tuviéramos que elegir una palabra para su temperamento, tendría que ser la palabraagresivo”.

Hay que aclarar que mientras no lo toques, no debería haber ningún problema, sin embargo, si lo molestas lo más probable es que te lleves una gran y muy dolorosa sorpresa en forma de colmillos venenosos.

Es justamente por esta razón, por la que los expertos recomiendan que en ninguna circunstancia toques a uno de estos animales sin protección ni medidas de seguridad adecuada.

Y si por un momento piensas que tocar una escolopendra rápidamente y apartar la mano es una buena idea, de una vez te advertimos que ni lo pienses, a pesar de su aspecto algo tonto, es un animal muy rápido y ágil que en menos de un segundo puede llegar a picarte, tal y como lo haría una serpiente.

» Le fascina esconderse en cualquier rincón oscuro

Como te habíamos comentado, es un animal lucífugo, es decir que detesta la luz. Debido a esta razón, suelen esconderse durante el día en cualquier rincón oscuro que puedan encontrar.

En la naturaleza, suelen escoger árboles, dentro de la corteza de los troncos, debajo de hojas o piedras, o en pequeños agujeros de rocas. Básicamente te los puedes topar en cualquier sitio oscuro.

Justamente por este particular comportamiento, se recomienda que cuando estés de paseo en alguna montaña, bosque o parque, evites en lo posible levantar piedras y hojas, o tratar de meter tu mano dentro de agujeros oscuros, ya que podrías llevarte una terrible sorpresa.

Por cierto, te recordamos que estos animales no solo se encuentran en sitios rurales o alejados, en áreas urbanas como la ciudad, parques infantiles e incluso en tu jardín, es posible encontrar escolopendras.

Incluso dentro de tu casa es posible toparte con uno de estos animales, por lo que nunca está demás ser precavido.

» Son ágiles y sigilosos cazadores

No solo tienen una rápida reacción si los molestas, también son ágiles cazadores, capaces de atrapar a su presa en cualquier momento.

Su primer ataque suele ser siempre el más rápido y es muy similar al de una serpiente, ya que depende de este para inyectar el veneno en su presa.

También es bastante ágil para movilizarse, y sus 23 pares de patas le ayudan a maniobrar con facilidad en prácticamente cualquier terreno, por lo que perseguir a su presa no es para nada difícil.

Incluso la escolopendra gigante, la especie más grande, cuenta con una excelente agilidad al momento de cazar.

Y es gracias a esta agilidad, que pueden alcanzar animales rápidos como los roedores o las lagartijas.

Además, saben como guardar silencio al momento de cazar, por lo que el sigilo también es un factor importante para poder obtener su alimento.

» Son bastante resistentes

Su aspecto acorazado no es una simple decoración, es un animal bastante resistente, capaz de aguantar golpes y caídas relativamente fuertes.

Cabe destacar, que también puede resistir largos periodos sin alimentos, por lo que es un animal que puede vivir bastante tiempo.

De hecho, tiene un periodo de vida bastante largo para un artrópodo, de aproximadamente 7 u 8 años.

Debido a su capacidad para resistir, su fisionomía y su velocidad, intentar pisar a este animal no es muy recomendado.

Primero, debido a que hay métodos menos agresivos de deshacerse de ellos, y segundo porque no siempre vas a acertar y es muy probable que termines por enfurecerla.

»  Tener una escolopendra como mascota

Aunque parezca muy extraño, hay quienes consideran a esta especie como una mascota.

Así es, pese a su terrorífico aspecto esto ocurre hoy en día y básicamente son personas amantes a los artrópodos los que se arriesgan a tener a este animal como mascota.

Si eres uno de ellos y tienes la idea de tener a una en casa, te recomiendo que tomes muchas medidas de seguridad, ya que, pese a que cuides de ella, no esperes a que sea completamente dócil, pues en cualquier descuido o accidente es posible que termines con una picada de tu propia.

Según cuentan es peor la picada de este pequeño animalillo, a la mordida de un enorme perro.

Por otra parte, tenerla como mascota en casa tiene también ciertas ventajas: una de ellas por ejemplo, es que son animales extremadamente fáciles de cuidar si obvias los riesgos, aunque si sientes remordimiento por alimentarla con roedores, te recomiendo que desistas, ya que su alimentación se basa principalmente en seres vivos.

¿Qué hacer si te pica la escolopendra?

Ahora que ya sabes más respecto a este animal, hablemos un poco sobre su picadura.

Lo primero que te contaré y que ya te venía diciendo más arriba es que es muy dolorosa, y si bien hay especies cuya picadura es menos potente, no significa que sea mucha la diferencia.

También tenemos que decirte, que pese a ser muy dolorosa, no se trata de una picadura mortal, al menos no en condiciones normales.

Los síntomas de la picadura de la escolopendra suelen incluir edemas, inflamación local, punciones hemorrágicas, intenso dolor, adormecimiento local y en los casos más graves necrosis.

Una cosa que debes saber es que sí existen casos de muertes humanas por picadura de la Scolopendromorpha, pero como te decía, no suele ser en condiciones normales.

La mayoría de los casos se han dado en niños pequeños, los cuales debido a su peso y tamaño son más propensos a sufrir graves daños por envenenamiento.

De igual forma, estos casos han sido por causa de las especies más peligrosas, la gigante y la de cabeza roja.

Picadura de las escolopendras en España

Cuando se trata de este tema, no hay mucho de lo que preocuparse, pues como ya habíamos mencionado, las especies que habitan en la península ibérica son menos venenosas que las del trópico o Asia.

Gracias a esto, los casos de muerte por picadura de escolopendra son extremadamente raros, por lo que solo deberás preocuparte de los demás síntomas.

Para que una picadura pueda llegar a causar la muerte a un ser humano, es absolutamente necesario que ocurra un shock anafiláctico, que es una reacción severa del sistema inmune debido a una alergia hacia el veneno.

De ocurrir esta complicación, es urgente que acudas al médico de manera inmediata.

Reproducción

La reproducción de esta familia de animales sucede durante los meses de marzo y abril.

Durante esta época, el macho suele colocar sus espermatóforos sobre una tela que él mismo teje, una vez que la hembra los encuentra, los recoge (estos contienen los espermatozoides) y los utiliza para fecundar los huevos.

El proceso de fecundación dura aproximadamente una hora y luego la hembra pone los huevos y los cubre enrollándose sobre estos para así incubarlos y protegerlos hasta que nazcan.

Cada camada produce entre 20 a 30 huevos y el tiempo de incubación es de aproximadamente 2 meses.

Futuro: ¿está la escolopendra en peligro de extinción?

No es mucho lo que se sabe sobre el estado de conservación de la escolopendra, y esto se debe principalmente a que es un animal que vive escondido la mayor parte del día, además de que no es muy fácil realizar un estudio sobre el estado de conservación de muchos artrópodos.

Sin embargo, se estima que no hay ningún riesgo de extinción de la escolopendra. 

Es una familia que se encuentra ampliamente distribuida en el mundo y que cuenta con mucha habilidad para sobrevivir, además de una excelente capacidad de adaptación a diferentes climas.

De nuevo, recordarte que debes tener mucho cuidado si haces visitas al campo o algún parque, ya que es muy fácil toparse con una, por lo que es mejor prevenir cualquier tipo de accidente.

Si te encuentras con una en casa, lo mejor es que utilices guantes o cualquier forma de protección y que en lo posible no toques al animal directamente, sino con ayuda de algunas pinzas o algo que la cubra y que te permita sacarla de tu hogar.

Imágenes (sleeping) By Shutterstock.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *