El Dingo Australiano, todo lo que debes saber sobre este perro salvaje

Desde hace mucho tiempo, la humanidad ha buscado muchas maneras de sobrevivir y evolucionar en el ambiente en el que habita.

Durante el proceso, no solo se han creado prácticas como la pesca y la agricultura, sino que también se ha conseguido la forma de domesticar a otros seres vivos.

El Dingo Australiano, todo lo que debes saber sobre este perro salvaje

Tal es el caso de los animales comúnmente utilizados para el ganado e incluso a otras especies un tanto más agresiva como los antepasados de los perros como es el «Dingo Australiano«, del que hoy te hablamos.

Pese a que actualmente llamamos a los perros “el mejor amigo del hombre”, la verdad es que no todos los perros son así, ni mucho menos se encuentran domesticados.

Sobre todo, cuando se habla del denominado perro salvaje o dingo australiano.

Este conocido animal del continente australiano es un poco diferente a las típicas mascotas que solemos encontrar en nuestros hogares, y esto tiene su razón de ser.

Entonces, ¿qué es el dingo?

El dingo, conocido científicamente con el nombre de Canis Lupus Dingo, es una subespecie del Canis Lupus o lobo común.

Esto indica que este animal un descendiente evolutivo del lobo, tal como lo es el perro.

Este animal comparte muchas características tanto con los lobos como con los perros.

Y, aunque de cierta forma se asemejan más a los perros, su comportamiento tiende a ir un poco más hacia el lado de sus parientes más salvajes.

El dingo es un animal que pese a su comportamiento salvaje, se ha intentado domesticar en muchas ocasiones en Australia.

Si bien se ha conseguido tener éxito y actualmente son bastante los casos de dingos domésticos, se siguen teniendo ciertas precauciones y regulaciones oficiales al respecto.

Todo ello hasta el punto en que se considera ilegal transportar a estos animales como mascotas fuera del país oceánico.

Siendo un animal que genera tanta curiosidad, tanto por su nombre como por su comportamiento y por la controversia que se genera alrededor de este, es que nos hemos decidido a contarte todo lo que necesitas saber sobre el dingo australiano.

Descripción física

Como te hemos dicho, el dingo o perro salvaje australiano tiene una increíble similitud con algunos perros, siendo bastante parecido a razas como el Perro de Carolina o el Perro Cazador de Nueva Guinea.

Ambas razas de perro bastante antiguas.

Entre las características físicas del dingo encontramos:

Descripción física del dingo australiano

» Tienen un tamaño promedio de entre 50 y 59 centímetros

Siendo más pequeño que los lobos; si se comparan con los perros, pueden considerarse de tamaño mediano.

Los dingos machos son más grandes que las hembras.

» Llegan a pesar entre 23 y 32 kg

En cuanto a su peso promedio, estos animales rondan estas cifras aproximadas.

Aún así, se han encontrado algunos especímenes de hasta 55 kilogramos, aunque no son lo común.

Al igual que con su tamaño, los machos suelen ser pesar más que las hembras.

» Tienen un pelaje corto, generalmente de color rojizo

Éste puede ser también algo amarillo opaco o amarillo arena.

Existen casos documentados de albinismo, sin embargo, son casos aislados debido a una mutación.

Existen también otras variantes de otros colores, sin embargo, este es el resultado de hibridación, generalmente con algunas razas de perros y no algo natural de los dingos australianos.

Los dingos puros tienen pelaje de color blanco en las patas, en su pecho y abdomen.

» Hocico muy largo

Su hocico es más largo en comparación a los perros domésticos y también es un poco ancho.

Además, sus dientes, principalmente sus incisivos, son más grandes y más filosos.

» Tiene orejas ovaladas y grandes

Éste es un rasgo de la fisionomía del dingo australiano muy característica, aparte de tener un excelente sentido del oído.

» Articulaciones muy flexibles

Cuenta con un cuello con articulaciones bastante flexibles, lo cual le permite girar la cabeza en casi cualquier ángulo.

Gracias a ello, es capaz de observar todo lo que le rodea sin necesidad de girar todo su cuerpo.

Hábitat del dingo australiano

El dingo australiano se conoce con ese nombre debido a que habita principalmente en el continente australiano.

Cubriendo casi la totalidad de las islas de Oceanía, con la excepción de la isla de Tasmania.

Adicionalmente, también se pueden apreciar algunas poblaciones de este animal en el sureste asiático.

Sin embargo, la población no es tan grande y presenta ligeras diferencias, siendo la más notable el tamaño promedio de cada individuo de la especie.

Un dato bastante curioso respecto a este animal es que pese a conocerse con los nombres de “perro salvaje australiano” o “dingo australiano”, su origen no es de Australia.

Aunque aún se sigue debatiendo el cómo llegó este animal a tierras australianas, se sabe que su origen se encuentra principalmente en el sur de Asia.

Entre las hipótesis más aceptadas se destaca que el dingo llegó al continente a través de rutas de mercaderes.

Otra teoría, indica que algunos aborígenes cruzaron junto con estos animales o sus antepasados a tierras australianas, lo que explicaría su presencia en el lugar.

Se estima que los dingos llegaron a tierras australianas luego de que Tasmania se haya separado del continente.

Esto se debe a la ausencia de pruebas fósiles sobre la existencia de esta especie en la isla, lo cual además explicaría el por qué no hay existencia de este animal en dicha isla.

Sin importar cómo hayan llegado a habitar el lugar, no hay duda de que actualmente la población dominante de la especie se halla justamente en Australia, razón por la cual se vincula a este animal con este país.

En cuanto al hábitat del dingo, éstos se han caracterizado por poderse adaptar a los diferentes tipos de climas y ecosistemas que existen en todo el territorio australiano.

Y es que el clima de este país va desde los áridos desiertos del centro de Australia hasta los climas templados y los bosques tropicales en el este y norte de la región.

Se cree que esta gran capacidad de adaptación del dingo no solamente proviene de su propia habilidad para sobrevivir.

Además se ha visto influenciada por las diferentes tribus aborígenes que han habitado el continente desde su llegada y durante su distribución por toda la región.

¿Qué tan cerca de la población se encuentran los dingos?

Por lo general, similar a lo que sucede con los lobos en Europa, a los dingos se les mantiene lo más lejos posibles de las granjas y áreas de pastoreo.

De hecho, en gran parte del territorio fértil del país, se han construido enormes cercos conocidos como “Dingo Fences” o “Cercos para Dingos”.

La razón detrás de este método es que de esta forma se busca proteger el ganado, ya que a estos perros salvajes les fascina cazar ovejas.

Debido a esta razón, se suelen ver cercados enormes y bastante largos en ciertas regiones rurales de Australia. Por supuesto, esto no siempre es efectivo, y hay casos en los que uno o más pueden llegar a pasar la cerca y acercarse a los rebaños.

En el caso del sureste asiático, es más común que los dingos habiten áreas cercanas a la población humana.

Esto en parte debido a la poca cantidad de individuos de la especie en este continente.

El vivir tan cerca de asentamientos humanos ha ocasionado ciertos cambios, sobre todo cuando se trata de su alimentación.

¿Qué come el dingo?

El dingo es un animal carnívoro, tal como lo es su pariente el lobo. El principal alimento de este animal proviene de la caza.

Son excelentes cazadores y en ocasiones pueden cazar animales mucho más grandes que ellos.

Entre su dieta se destacan principalmente mamíferos pequeños como algunos roedores y el conejo europeo.

Además de estos mamíferos, también se alimentan de aves y reptiles, aunque generalmente depende de la región en la que habiten.

El dingo además se alimenta de otros mamíferos más grandes, como ovejas o incluso canguros.

Sin embargo, la presa más común es el conejo europeo, lo cual es un factor importante para mantener el balance en el ecosistema del continente.

Irónicamente, los conejos europeos, luego de ser introducidos a Australia, se convirtieron en una plaga, la cual es controlada naturalmente gracias a la presencia de los dingos australianos, quienes suelen cazarlos constantemente como alimento.

Sin la presencia de este depredador, la población de estos conejos se expandiría muy rápidamente.

Comportamiento y peculiaridades

El dingo es un animal que se adapta muy bien a su entorno y es muy buen cazador, siendo capaz de cazar animales más grandes que él de forma inteligente.

Tienen tendencia a agruparse, sin embargo, casi siempre que son vistos se encuentran solos.

Esto se debe a que, pese a su tendencia a agruparse, esto no significa que se muevan constantemente como una manada convencional.

El dingo australiano suele pasear individualmente o en pareja, y cada cierto tiempo se reúne con otros miembros de su manada, generalmente para socializar, aparearse o incluso para atacar a algún grupo rival.

Estas manadas se suelen reunir en plazos de días, por lo que no siempre están separados.

Algo curioso del comportamiento de estos animales es que mientras más espacioso sea su territorio, más probable es que la manada se separe en parejas para deambular a lo largo del territorio.

Este comportamiento tiene mucho que ver con su modo de reproducción, ya que los dingos, una vez entrados en su etapa adulta, suelen asentarse con una sola pareja para toda la vida.

En cuanto a jerarquía, cuando se mueven en manada, siempre se selecciona un «macho alfa» para que sea el líder, por lo general este privilegio se le da al macho de la manada que se encuentre actualmente en etapa de reproducción.

Esta tendencia dominante se ve más en los machos que en la hembra, sin embargo, la pareja del alfa casi siempre domina sobre el resto de las hembras de la manda.

Otro punto que queremos destacar de estos animales es que son muy astutos y calculadores al momento de cazar.

Generalmente suelen medir no solo el tamaño de la presa, sino el riesgo que esta presenta para el grupo y qué tanto puede defenderse.

Una vez que toman estos puntos en consideración, suelen cazar en grupos tan grandes como consideren necesarios.

Es gracias a esta característica que estos animales pueden cazar presas mucho más grandes que ellos.

» ¿Existe un tamaño promedio de las manadas?

No, no siempre es posible determinar que tan grande o pequeña puede ser una manada de dingos.

Sin embargo, siempre hay un factor importante que influye, y curiosamente no es el tamaño del territorio, sino el tamaño de las presas que en él se encuentran.

Ya te hemos comentado cómo el dingo tiene una excelente capacidad para medir su presa y preparar una táctica para cazarla.

El resultado: mientras más grande sean las potenciales presas en un territorio, más probable es que la manada de dingos sea grande.

Esto se debe a que, de esta forma, pueden conseguir cazar de forma segura.

» Peculiaridades del dingo australiano

Una de las mayores peculiaridades, sobre todo del dingo del sureste asiático, es que cuando suelen vivir cerca de asentamientos humanos, sus hábitos alimenticios suelen tener cierta tendencia a cambiar. De hecho, es muy probable que te encuentres a un dingo cerca de algún depósito de basura hurgando entre la basura. Esto se debe a su capacidad de adaptación y a la incesante búsqueda de alimento.

El dingo como mascota doméstica

Y hablando de dingos cercanos a asentamientos humanos, una de las principales dudas que suelen tener las personas que no conocen sobre estos animales, es si es posible tenerlos de mascotas.

Esta duda generalmente surge debido al enorme parecido que tiene el dingo con los perros domésticos.

En grandes rasgos, se puede decir que sí, es posible tener a un dingo como mascota; sin embargo, hay ciertos factores que hay que tener en cuenta.

Los dingos no son naturalmente animales domesticados, preservan muchos instintos salvajes como resultado de años y años de evolución.

Esto deriva en un comportamiento bastante dominante y en ocasiones agresivo, hasta el punto en que existen casos de dingos cazando niños.

» Entonces, si es así, ¿por qué es posible tener un dingo como mascota?

La razón es sencilla, y es que los dingos que se tienen como mascotas por lo general son criados desde muy pequeños, ya que un dingo adulto es muy difícil y casi imposible de domesticar del todo, más aún si no tienes conocimientos del tema.

De igual forma, no cualquier método de crianza funciona, y tal como sucede en el caso de algunas razas de perros, se necesita criar correctamente a estos animales para poder evitar cualquier tragedia.

» ¿Es posible tener un dingo de mascota fuera de Australia?

No. Como te hemos dicho, estos animales deben ser criados desde muy pequeños para ser considerados como domésticos.

actualmente es imposible sacar una cría de dingo de Australia, ya que se trata de una práctica ilegal y acarrea severas consecuencias.

Pese a la dificultad, actualmente en muchas partes de Australia se están viendo cada vez más y más dingos mascotas.

Claro, también hay que tener en cuenta que gran parte de la población de estos animales que se encuentran domesticados no es completamente pura, sino que son híbridos.

Son el resultado del cruce entre dingos y perros; siendo estos híbridos mucho más fáciles de domesticar que un dingo puro.

Reproducción del dingo

La reproducción de este animal comienza en el momento en el que este alcanza la edad adulta, lo cual sucede una vez cumplido el año de vida.

En el caso de las hembras, su primer ciclo estral, que es cuando pueden embarazarse, ocurre a partir de los 2 años.

Cuando el dingo llega a la edad adulta, éste selecciona una pareja, como ya te habíamos comentado, el dingo solo selecciona una pareja de por vida, con la cual generalmente suele ir de caza y con la que pasa la gran mayoría del tiempo.

Los dingos sólo se reproducen una vez al año, un fenómeno similar al de los lobos y una de las diferencias más marcadas que tienen con los perros.

Esto sucede debido a que la hembra solo entra en su ciclo estral una vez al año; en cambio, el macho es fértil durante todo el año.

Un caso curioso es que, cuando se encuentran en una manada, las hembras dominantes del grupo suelen entrar en su ciclo estral antes que las subordinadas.

» Periodo de apareamiento y gestación

En cuanto la hembra entra en su ciclo estral, comienza el proceso de reproducción, el ciclo estral generalmente dura unos 2 meses.

Sin embargo, este periodo se ve reducido cuando se trata de dingos criados en cautiverio, en cuyo caso el ciclo solo dura alrededor de 11 días.

En cuanto al periodo de gestación, este suele ir desde los 60 hasta los 69 días.

Cada año, la hembra puede dar a luz entre 4 y 8 cachorros, aunque lo común es que nazcan alrededor de 5 ó 6 por camada.

¿Está el dingo australiano en peligro de extinción?

Ahora que ya sabes más sobre el dingo australiano, lamentamos tener que darte una mala noticia, y es que este animal actualmente se encuentra en riesgo de extinción, y por varias razones:

Para empezar, está la caza de estos animales, y es que para evitar que se comieran al ganado en las granjas, las personas solían utilizar métodos mucho más agresivos que el de los cercos para dingos.

Desde trampas y venenos hasta armas de fuego, la cacería indiscriminada de este animal con el objetivo de proteger las áreas de pastoreo y el ganado han llevado no sólo al desplazamiento de una parte considerable de la población de perros salvajes, sino que además ha ocasionado la muerte de muchos de ellos.

Por suerte, con la aparición de los cercos especializados, esta práctica ha sido reducida.

Sin embargo, esto no quiere decir que se haya eliminado por completo, y es que aún se ejerce la cacería de estos animales, principalmente cuando un dingo atraviesa estos cercos para cazar el ganado.

Actualmente este animal se considera en etapa VU o «vulnerable», en cuanto a su potencial extinción se refiere; y algo curioso es que, si bien la caza es uno de los motivos, no es el principal.

Irónicamente, la capacidad que tienen estos animales para aparearse con otras subespecies de los Canis Lupus ha resultado en un extremo caso de hibridación de la población.

» Extinción por hibridación

Nada más con decirte que a inicios del siglo pasado un tercio de la población de dingos no era pura, te hace darte una idea de que tanto se diluido esta subespecie.

Ahora, desde que domesticamos a los perros, los casos de hibridación entre razas ha sido una realidad, y en algunos casos incluso hasta común; llegando a extinguirse muchas de las razas originales de perros que habitaban el planeta.

De hecho, muchos de los perros que conocemos hoy en día, como el Pug, no son para nada parecidos a sus antecesores, y de cierta forma esto es un tipo de extinción.

Actualmente, en el continente australiano es muy común encontrarse híbridos de dingo, de hecho, son mucho más comunes que los de pura sangre.

La situación ha llegado a tal punto en que muchos científicos han optado por considerar como “puros” a aquellos mestizos que demostraran una fisionomía y comportamiento similar al de los dingos puros.

Es justamente este “problema” de hibridación el que ha causado la desaparición de una gran parte de la población de dingos puros de sangre.

Esto pone a la especie en una situación vulnerable y en riesgo de extinción.

Claro, que también hay que acotar que este fenómeno ha sido una de las razones por la que la domesticación de este animal ha ido en aumento en los últimos años.

¿Conocías al dingo australiano?

¿Qué otras peculiaridades conoces de este perro salvaje?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *